martes, 13 de junio de 2017

Nuevo Consejo en 2017

ASAMBLEA  OCDS  DE  NAVARRA
El sábado 10 de junio, celebramos en Vitoria la Asamblea Provincial OCDS que según los Estatutos ha de celebrarse al menos una vez al trienio y uno de sus principales funciones es proceder a la elección del nuevo Consejo Provincial.
Los hermanos de Vitoria nos recibieron con un suculento desayuno de café con leche, pastas y magdalenas rellenas de chocolate.

Íbamos un poco preocupadas porque nuestro presidente, no podía asistir por enfermedad repentina de su madre, pero con la confianza, en que Marina, nuestra primera Consejera, lo iba a sustituir de maravilla. 
Y así fue. Tras el desayuno, pasamos a la sala. Iniciamos la reunión con el saludo de la Vicepresidenta, seguido de una oración dirigida por el P. Provincial invitando a ponernos en manos de María e invocando al Espíritu Santo. Marina nos explicó el porqué de la ausencia de Evaristo y saludó a los que venían por primera vez.
El P. Provincial nos habló de su reciente viaje a Lituania, allí asistió a la presentación de dos libros traducidos del castellano al lituano por una hermana carmelita de Calahorra: “Camino de perfección”, de Santa Teresa y “Dichos de luz y amor” de San Juan de la Cruz. Vino impresionado por la cantidad de gente que asistió y el interésque mostraban, así como por la gran participación.Nos habló del espíritu misionero de la Orden Seglar y la corresponsabilidad de los laicos en la misión de la Iglesia. Nos recordó a nuestra madre Teresa y su preocupación por los estragos de los luteranos, y como sintiéndose mujer y ruin determinó hacer lo poco que podía para “ayudar a este Señor mío que tan apretado le traen” siendo la causa que le movió a fundar monasterios para extender la Iglesia.

Aunque los laicos carmelitas hemos de trabajar en esa línea, hemos de hacerlo sin eclipsar a los demás. Todos somos fieles cristianos, Santo pueblo de Dios, aunque no se pertenezca a ningún grupo, con igual dignidad y corresponsabilidad, pero diferente servicio. No oscurecer a los otros, el Espíritu Santo actúa con ellos y en ellos. Es importante la “Pastoral Personal”, de persona a persona, comunicar cada uno a nuestro modo cariñosamente y con prudencia nuestro tesoro.
            La Iglesia del evangelio es Iglesia misionera, corresponde a los laicos comunicar sin esperar a nada.   
El P. Viguri, nos habló también del papel del laico en la Iglesia y nos animó a “crecer” compartiendo en comunidad lo que se sabe.
Creernos de verdad que somos carmelitas. Tener sentido misionero, también apadrinando, dar mucha importancia a la formación, cómo enriquece por ejemplo la Lectio Divina de las constituciones.
Importante también discernir si tenemos vocación al Carmelo. No decir no podemos sino esperar todo de la gracia de Dios. Enamorarse del Carmelo, leer a Santa Teresa.
Nos habló un poco del sentido de la Asamblea y de las elecciones locales que se celebrarán después del verano. El P. Murillo tomó la palabra diciendo que venía en representación de Calahorra, transmitiéndonos los saludos de las hermanas de esa comunidad.
A continuación, fuimos a participar de la Eucaristía que se celebraba en la hermosa Iglesia del Carmen de Vitoria.
Tras un breve descanso pasamos al comedor a degustar el menú que cada uno había elegido.
Como siempre sabroso y abundante, nos acompañaron también frailes de Vitoria.
Por la tarde pasamos a celebrar las votaciones eligiendo como siempre, primero Presidente y después cada uno de los tres Consejeros. No hubo sorpresas, siendo elegido de nuevo el mismo equipo del trienio anterior.

El P. Provincial nos despidió con el deseo  de que esta reunión nos ayude en la unión de unos y otros con palabras de la Madre Teresa, que las hermanas se sientan unidas por el mismo Señor, que se amen entre sí. Es importante que las comunidades se reúnan de vez en cuando.
Nuestro Padre Delegado nos prometió que este nuevo curso visitaría todas las comunidades.
Marina nos mostró su agradecimiento y nos animó a poner cada uno lo poquito que tenemos.
Con el canto de la Salve nos despedimos alegremente con deseos de reencuentro con ellos. Es importante la “Pastoral Personal”, de persona a persona, comunicar cada uno a nuestro modo cariñosamente y con prudencia nuestro tesoro. La Iglesia del evangelio es Iglesia misionera, corresponde a los laicos comunicar sin esperar a nada.               
El P. Viguri, nos habló también del papel del laico en la Iglesia y nos animó a “crecer” compartiendo en comunidad lo que se sabe. Creernos de verdad que somos carmelitas. Tener sentido misionero, también apadrinando, dar mucha importancia a la formación, cómo enriquece por ejemplo la Lectio Divina de las constituciones. Importante también discernir si tenemos vocación al Carmelo. No decir no podemos sino esperar todo de la gracia de Dios. Enamorarse del Carmelo, leer a Santa Teresa. Nos habló un poco del sentido de la Asamblea y de las elecciones locales que se celebrarán después del verano. El P. Murillo tomó la palabra diciendo que venía en representación de Calahorra, transmitiéndonos los saludos de las hermanas de esa comunidad. A continuación, fuimos a participar de la Eucaristía que se celebraba en la hermosa Iglesia del Carmen de Vitoria. Tras un breve descanso pasamos al comedor a degustar el menú que cada uno había elegido. Como siempre sabroso y abundante, nos acompañaron también frailes de Vitoria. Por la tarde pasamos a celebrar las votaciones eligiendo como siempre, primero Presidente y después cada uno de los tres Consejeros. No hubo sorpresas, siendo elegido de nuevo el mismo equipo del trienio anterior. El P. Provincial nos despidió con el deseo  de que esta reunión nos ayude en la unión de unos y otros con palabras de la Madre Teresa, que las hermanas se sientan unidas por el mismo Señor, que se amen entre sí. Es importante que las comunidades se reúnan de vez en cuando. Nuestro  Padre Delegado nos prometió que este nuevo curso visitaría todas las comunidades. Marina nos mostró su agradecimiento y nos animó a poner cada uno lo poquito que tenemos. Con el canto de la Salve nos despedimos alegremente con deseos de reencuentro.



                          


   



jueves, 11 de mayo de 2017

La Orden Seglar en el Capítulo Provincial

Informe trienal de la OCDS-Navarra

Querido. P. Provincial, Padres Capitulares, Madres y Hermanos Seglares de nuestra Familia Carmelitana.
Vaya en primer lugar nuestro deseo por el  mayor acierto en la etapa que ahora comienza. Y nuestra oración y abrazo de hermanos.
El trienio que acaba de finalizar ha supuesto para la Orden Seglar tres años cargados de actividades, de momentos emocionantes y celebraciones vividas desde la oración fraterna y compartida.

Al compás del V Centenario, del que tanto hemos podido disfrutar y aprender, nos acercamos a la Vida y Obra de la Santa, unos por medio de la Escuela de Oración, con ponencias muy interesantes, otros asistiendo a ciclos de conferencias o contemplando la Exposición itinerante que recorrió las iglesias de nuestra Provincia, escuchando conciertos, leyendo muy diversas publicaciones…  Pero sin duda, en medio de la enorme cantidad de eventos que surgieron en torno al Centenario, brilló con luz propia la celebración del Capítulo General. Para la Orden Seglar es motivo de profunda alegría haber participado en el CITeS en el más importante  encuentro que puede convocarse desde el Centro de la Orden. En tal escenario la Orden Seglar se vio representada como Junta Nacional y como Consejos Provinciales. Allí el mensaje que más pudo escucharse fue el de fraternidad y unidad en toda la Orden.

2015, además, nos trajo a todos una serie de reuniones de distinta índole. Por una parte, finalizado el tiempo de la última Junta Nacional se procedió en la casa de Plaza de España –Madrid- a renovar dicha Junta, debiendo elegir nuevos cargos. Estuvieron presentes los dos Provinciales.    
Por otra parte, este Consejo Seglar fue invitado por una comisión de la Provincia de Santa Teresa para participar en una mesa de debate sobre los futuros Estatutos de toda la Orden Seglar de esa Provincia, lo que ha supuesto numerosas discrepancias como cabía esperar de la fusión de sus anteriores 5 Estatutos. El trabajo ha sido extenso y, según me consta, bastante complejo.
Hemos de decir que la actual Junta Nacional ya no responde, en estructura, a la normativa de sus Estatutos vigentes, pues existe una clara desigualdad de miembros entre una Provincia y otra y debiera redefinirse su finalidad futura.
Finalizando el año del Centenario teresiano el Consejo Seglar tuvo ocasión para publicar y presentar a las comunidades una nueva edición de la Guía de la Orden Seglar, un manual que no se actualizaba desde hacía una década y que reúne la principal normativa vigente en la vida del carmelita seglar: la regla de San Alberto, las Constituciones, los Estatutos Provinciales, documentos de la Delegación General de la OCDS, un breve santoral y algunas oraciones propias de nuestra Orden. El libro lleva introducciones del P. Provincial y Asistente, a modo de presentación de la obra.



2016 fue el año de nuestro propio Congreso, el 5º que se celebra desde la aprobación de nuestras Constituciones en junio de 2003, siendo ya el P. Luis Aróstegui Prepósito General. Quisimos que el Congreso pusiera el acento en temas importantes en la vida del carmelita seglar: el discernimiento, la formación y la comunidad seglar. Y se habló de vocación, de oración, de misión. Nuestra Provincia tuvo una intervención precisamente sobre “Comunidad y Misión” y también fue la responsable de la preparación de cantos para las eucaristías y el rezo de las Horas. Con tal motivo se editó un libro con las celebraciones de cada día.


La Formación cristiana y espiritual continúan programándose cada año, como no puede ser de otra manera y según consta en la norma de vida del laico carmelita. Los retiros anuales, normalmente en esta muy querida casa de Larrea, tuvieron que realizarse en 2016 en la Casa de Ejercicios de Begoña, en Bilbao por los motivos de rehabilitación que todos conocemos. Estos retiros, que llegan a reunir entre 35 y 40 personas, consiguen demandar cada año mayor exigencia en el silencio y amplios momentos para la oración.
La formación más específica, para ser tratada en las comunidades a lo largo del año, suele ser un documento que se va comentando mensualmente. Este último año se ha trabajado sobre el texto del Delegado General, P. Alzinir, con el título “Las Promesas y los Votos en la Orden Seglar”.


En cuanto a la formación inicial, establecida en dos años para las promesas simples y tres más hasta las definitivas, indicar que en el trienio que finaliza hemos tenido en la Provincia 11 tomas de Escapulario, 18 hermanos emitieron sus promesas simples y 10 más las promesas definitivas. Señalamos también  en cuanto a la tarea formadora que, ya sea por la inercia de los años o por tener una mayoría de hermanos de bastante edad, el binomio P. Asistente-Formador no acaba de ser del todo real en alguna comunidad, llevando el P. Asistente el peso de toda la formación. Parece haber surgido una dinámica de doble vuelta: el Padre sigue formando porque no hay aún formador bien formado y el formador quizá no ejerce porque el P. Asistente asiste muy bien en todo. Que es muy de agradecer la estupenda voluntad del Asistente y que puede entenderse la humildad del que debiera formar, pero debemos ir acercándonos a lo establecido en las Constituciones. Va a ser cuestión de oración… y tiempo.


Con todo, nuestra Provincia ha dado pasos de gigante en los últimos años en cuanto a autonomía de los laicos en materia de gestión, administración y organización de actos y múltiples actividades. Y estas actuaciones solo han sido posibles desde una lectura objetiva de las Constituciones y los Estatutos de la Provincia, lectura en la que han participado nuestros Asistentes y de forma muy concreta los Padres que nos han acompañado en los distintos Consejos Provinciales. Su voz y su participación son y serán siempre necesariamente influyentes.

Precisamente, hablando del Consejo Seglar de la Provincia, informamos que, como órgano dinamizador de las 7 comunidades existentes, se ha reunido en esta etapa en 8 ocasiones tratando temas relativos a cuanto se ha dicho: V Centenario, Capítulo general, Congreso Nacional, organización de retiros, comunicación más estrecha con las comunidades y especialmente con alguna que pueda verse con mayor problema… y otras cuestiones no menos importantes como son las aportaciones anuales por comunidad a la Delegación General de la OCDS, revisiones ordinarias del estado de Cuentas, mantenimiento del Blog de la Orden Seglar en la Provincia con actualizaciones, colaboración con la revista Vínculo y la página web de la Provincia, etc.
Siempre que ha sido posible el P. Provincial nos ha acompañado durante toda la sesión, cuando la reunión se ha celebrado en Vitoria, y es algo que agradecemos sinceramente.
Así mismo surgió ocasión para pedir al Provincial autorización para tener semanalmente rezo de Vísperas en el Desierto de Rigada, con objeto de mantener una presencia de la Orden en esa casa. Puesto en conocimiento de todas las partes hemos ido acudiendo cada semana en la tarde de los viernes.
En algunos momentos durante el año, con motivo de un nuevo tiempo litúrgico, una fiesta de la Orden, un encuentro de oración… el Consejo anima a las comunidades a visitar y sentir la hospitalidad y cariño de nuestras Madres Carmelitas. Y subrayamos aquí que hay que visitarlas, en grupo (acudiendo toda la comunidad seglar) o individualmente, aún cuando no haya ningún motivo, más que el simple hecho de estar un rato en su compañía. Hemos comprobado que hay enriquecimiento por ambas partes y que en el marco de sus conventos pueden desarrollarse ciclos de conferencias, talleres orantes, exposiciones, conciertos… manifestaciones en fin, que, desde el ambiente monástico, parecen elevar su voz para anunciar la espiritualidad del Carmelo (porque el Centenario terminó, pero Teresa continúa). De las Madres, que se interesan por nuestras prisas y tareas mundanas, nos gusta saber que oran por la Orden Seglar y que no pedimos más. Esto nos recompensa suficientemente. Quisiéramos, según hemos comentado en el Consejo, que alguna vez los Padres Asistentes de las comunidades, las Madres del Consejo de la Federación y este Consejo Seglar pudieran encontrarse para observar posibles actuaciones conjuntas, para proyectar con ilusión temas que hablen de espiritualidad, de vocación, de oración… y dar a conocer la riqueza grande de nuestro carisma. Conocernos y dar a conocer. Porque pensamos que en muchas situaciones el estado de vida nos distancia demasiado, cuando se trata, justamente, de ver riqueza en esa diversidad.
Nos gustaría que se hablara un poco más de la Orden Seglar en nuestras iglesias. Que alguna vez se predique sobre la Orden Seglar. Que, igual que se anuncian de víspera ciertas campañas diocesanas, se anuncien como algo de la Orden los posibles actos, misas, promesas, oraciones… siempre que se vayan a realizar a puertas abiertas, invitando a todos a participar.
Nosotros hemos recorrido la Provincia y ya nos planteamos volver a hacerlo. Tenemos a punto los dípticos. Tenemos a punto los coches… y sobre todo, tenemos vuestra acogida como ya habéis demostrado en ocasiones anteriores. Lo estamos pensando. Al fin y al cabo la primera andariega fue Teresa.
Desde el Consejo agradecemos la publicación, ya de forma habitual, de los cumpleaños de nuestros hermanos seglares y de la oración que los Padres nos dedican en sus casas. Pequeños gestos que nos hacen sentir dentro de una gran familia.
Una gran familia, como lo es la Familia Carmelitana. El esfuerzo por sacar adelante este encuentro anual, creemos que queda recompensado con los muchos momentos vividos entre frailes, carmelitas seglares, miembros de los GOT, cofrades del Carmen y amigos en general. El esquema seguido este último año, pienso, personalmente, que ha sido muy completo: formativo y festivo, con la eucaristía en el centro de la jornada. No dejemos de reunirnos como Familia. Me consta que en algunos lugares de la Península se había dejado de hacer durante unos años y ahora lo han recuperado.

Todos queremos colaborar con la Orden. Cada uno desde aquel sitio en el que se ha sentido llamado. Aquí cobra pleno sentido la etimología del término, porque desde  el compromiso adquirido en la fórmula de las Promesas hemos deseado vivir con vosotros el carisma que nos llamó a la Orden, pero también queriendo aportar lo mucho o poco que podamos hacer y ser “obsequio de Jesucristo” trabajando a vuestro lado. Colaborar viene a ser “trabajar con”. No se trata de “ayudar”, que es un término que supone ir y venir, tomar y dejar ocasionalmente. El carmelita seglar está dentro de la Orden, no en su periferia, y debe sentirse gozosamente implicado en las tareas de evangelización que se le pidan, según sus aptitudes, disponibilidad, situación personal…
En los últimos años se ha puesto mucho énfasis en la expresión “misión compartida”, queriendo manifestarse la urgente necesidad de anunciar el evangelio allí donde puedan sentarse juntos religiosos y laicos con un proyecto pastoral, un serio y bien definido compromiso común. Si esto se nos empieza a cuestionar y presentar a la Orden Seglar ofreciéndose como algo novedoso y finalmente necesario, cabría preguntarse: como parte de la Orden, no digamos como creyentes, ¿no hemos participado hasta ahora de una misma misión? O ¿acaso hay más de una misión y a unos les toca una y a otros otra? En la esencia misma de la Orden Seglar se encuentra el “trabajar con”, “trabajar al lado” de los religiosos. Abundaremos en estrategias, plantearemos soluciones prácticas para obtener resultados más eficaces, llegaremos a decisiones comprometidas pero sin olvidar que la misión es una, como uno solo es el evangelio. Y en esos momentos, junto a Teresa y Juan de la Cruz, bajo la protección de María del Carmen, queremos estar a vuestro lado.
Muchas gracias.




Larrea, 20 de Abril de 2017